Cochinillo asado a domicilio

Tel: (+34) 664 126 677 ( de Lunes a Sábado de 09:00 a 19:00 )

Entregas en 24 horas en la península antes de las 13:30, de Lunes a Sábado excepto festivos

MORALON - ¿Cuál es la historia del cochinillo asado?

¿Cuál es la historia del cochinillo asado?

Contenidos del artículo

La historia del cochinillo asado tiene incontables siglos. Su procedencia es debida a los romanos, pues con su invasión trajeron obviamente todas sus costumbres.

En la antigua Hispania, la ingesta de cochinillo asado era algo muy común pero únicamente entre las clases más nobles. Y es que este plato tan especial no estaba al alcance de todos, por lo que se constituyó como un manjar exclusivo.

¿Dónde comenzó la historia del cochinillo asado?

Italia y los romanos fueron fundamentales en la historia del cochinillo asado. Y no solo nos regalaron este manjar, sino que trajeron también a nuestras tierras el vino que hoy tanto disfrutamos. ¡No está nada mal su aporte! Y por supuesto, todas las maravillas arquitectónicas también de las que, por ejemplo, Segovia, capital del cochinillo, puede presumir.

La historia del cochinillo asado

La invasión romana llevó esta deliciosa receta a todas las partes de su vasto imperio, pero no fue la única que lo disfrutó de forma habitual. Y es que también la poderosa China, desde tiempos también antiquísimos, consumía cochinillo asado. Por ello forman parte también de la historia del cochinillo asado, aunque para nosotros con menor importancia que la que Roma aportó. En China, al igual que en la capital del imperio romano, fue también un plato reservado solo a las clases más altas.

Los intocables emperadores chinos se volvían locos por este plato que hoy todos podemos disfrutar sin tener por ello que vender nuestra alma. Sigue siendo algo exclusivo, pero casi al alcance de todos y por no por un dinero impagable.

Conoce la historia del cochinillo asado - MORALON

Aunque los chinos fueron también fanáticos del cochinillo asado, su forma de prepararlo distó mucho de la que se utilizaba en Roma. Y es que ellos lo aderezaban con una gran profusión de especias y lo acompañaban con verduras y frutas, limón y cítricos fundamentalmente. Todos sabemos que los orientales tienen una forma de cocinar muy diferente a la de los países occidentales. Y si bien la receta varió, por supuesto no dejó de ser también un plato absolutamente exquisito. No es como la nuestra, pero sin duda su aporte también fue de peso en la historia del cochinillo asado.

El cochinillo asado ha gustado desde siempre

El cerdo ha formado parte de la dieta humana desde los tiempos más remotos. Y por ello se han elaborado con sus carnes miles de combinaciones y de recetas de todo tipo.

Por lo general, al cerdo se le alimenta cuanto más posible a fin de obtener el mayor rendimiento de su carne. Pero el cochinillo lechal o lechón, cuya vida no se extiende más allá de los veintidós días, constituye una delicatesen especial.

Saborear un buen cochinillo asado de la forma que sea es sin duda un placer excepcional. Y si la forma de asarlo es la común en la tierra de Castilla, el placer aún es mayor. Esto ha marcado con fuerza la historia del cochinillo asado, dándole el valor que hoy tiene.

Historia del cochinillo asado - MORALON

En nuestra tierra la receta cobró definitivo brío sobre el siglo diecisiete y fue común encontrarlo en las tabernas y fogones. Por ello, a muchos de los viajeros que se dirigían a la corte se les ofrecía este exquisito plato, lo que propició su expansión hacia otras partes del reino.

Desde entonces la historia del cochinillo asado ha quedado fundida en la rica gastronomía de España. Y si bien se admira de forma especial en la provincia de Segovia, su fama merecida está también en muchas otras ciudades castellanas.

Segovia es fundamental en la historia del cochinillo asado

Gracias al buen hacer e inteligencia empresarial de restauradores segovianos como Cándido López, el cochinillo asado cobró la importancia que hoy tiene. Y aunque ya no hay diferencia alguna entre comerlo en Segovia o en otros lugares, qué duda cabe que disfrutarlo allí tiene un valor especial. 

Sin Cándido y demás asadores, la historia del cochinillo actual como hoy se conoce no habría sido la misma. Y es que su forma de presentarlo, fundamentalmente, lo ha hecho algo realmente único. Es por ello que no solo miles de visitantes patrios acuden en masa a la capital del cochinillo asado, sino también de muchos otros países.

La forma de elaborarlo en Segovia es sencilla hasta el extremo, a diferencia de como se prepara en la mayoría de otros lugares. Y es que lejos de especiarlo, adobarlo o macerarlo de mil formas, solo con asarlo como lo hacen ganó su merecida fama. Tal y como reza el dicho: ”en lo más simple está casi siempre lo mejor”.

La calidad finalmente es la clave

Finalmente la clave quizá no sea la forma de cocinarlo o de presentarlo, sino únicamente seleccionar bien la mejor carne de lechón. Y los cochinillos de Segovia, por el deber de su fama, son absolutamente excelentes.

Después, el fuego de un buen horno de leña pone remate a la magia, y esta puede surgir en Segovia, en Aranda de Duero o en cualquier otro lugar.

Incluso en tu propio hogar puedes vivir esa magia con nuestro exquisito cochinillo asado a domicilio y demás asados a domicilioUna magia que ha hecho que la historia del cochinillo asado se asocie ya por siempre, como referencia indiscutible, a nuestro país.

Deja un comentario

Comentarios recientes

¡Recibe nuestros artículos y novedades!